¿ Qué es la fimosis...?

 

 

La fimosis es una irregularidad en la piel que recubre el final del pene, conocida como prepucio, que consiste en una estrechez del mismo que impide que se deslice de forma suave y fácil descubriendo el glande.  El prepucio normal debería poder retraerse completamente, quedando el glande totalmente al descubierto durante una erección, sin molestias ni dolor.  Existen diferentes grados, desde la fimosis leve que no suele dar problemas,  hasta la fimosis puntiforme en la que el orificio prepucial es de un diámetro mínimo, apenas apreciable.

La fimosis puede ser congénita o adquirida, que se presenta en un paciente que anteriormente no padecía este problema. Un 8% de los recién nacidos presentan fimosis congénita que se soluciona de forma natural en el 50% de ellos en los 2 primeros años.  Las fimosis adquiridas de los varones adultos se suelen producir tras inflamaciones del prepucio o del glande como consecuencia de infecciones a lo largo de los años. La piel del prepucio va perdiendo su elasticidad normal. Los varones diabéticos presentan con mayor frecuencia este problema debido a su predisposición a padecer balanitis y xerosítis del glande.

 

¿...Si tengo fimosis debo de operarme...?

 

La respuesta es que mejor que te operes,  a no ser que su grado sea muy leve, ya que la fimosis puede provocar complicaciones como las que repasamos a continuación:

¿...Qué problemas puede causar la fimosis...?

 

  • Parafimosis. Consiste en una inflamación del glande cuando el prepucio se ha retraído hasta la base de este y no puede volver a su posición normal. Es una complicación que puede llegar a ser grave ya que si no se reduce puede producir necrosis irreversible del glande.

  • Dificultad para mantener relaciones sexuales debido a que no puede descubrirse el glande.

  • Balanitis (infección de glande) debido a que no se puede realizar una higiene correcta de la zona.

  • Infección de orina por los mismos motivos higiénicos.

  • En casos severos puede provocar dificultad para orinar.

  • Los varones con fimosis tienen más probabilidades de padecer cáncer de pene

 

¿...Cuál es el tratamiento de la fimosis en el adulto...?

 

La solución definitiva de la fimosis tras la infancia es la intervención  quirúrgica denominada Circuncisión.  Esta intervención debe ser realizada por un urólogo y no precisa de ingreso hospitalario.  Consiste en la extirpación de la parte del prepucio que impide descubrir el glande. Es un operación relativamente sencilla y no va a requerir baja laboral Se realiza con anestesia local en la base del pene, su duración aproximada es de  30 a  40 minutos.  Una vez finalizado el procedimiento el paciente sale de quirófano por su propio pie sin repercusión alguna.  La recuperación es rápida y la herida suele cicatrizar en unos 20 días hasta la caída de los puntos de sutura.

 

Las complicaciones principales provienen del roce del pene con la ropa interior y las erecciones involuntarias.  Debido a estos condicionantes se pueden producir episodios de dolor y pequeños sangrados al estirarse los puntos con las erecciones.

Se recomienda evitar mantener relaciones sexuales entre 3 y 4 semanas después de la intervención, ya que es posible que las erecciones sean dolorosas. Después de ese tiempo no hay problema para mantener una vida sexual activa.

 

 

El contenido de este sitio es sólo para información, y no pretende sustituir el consejo de su propio médico u otro profesional médico